Archivos

En la etapa del año más caliente, que conocemos como verano, hemos de establecer protocolos que van desde el atuendo hasta la secuencia de actividades que nos disponemos a realizar, pero en el pequeño o gran mundo de productos, que cobran vida en espacios como el de un mercado: ¿Cómo funciona la selección de etiquetas o actividades promocionales a emplear?

Si, hablamos de los sectores alimenticios, cosmética, vino-cava-licores e industria, todos en sí y de sus técnicas de seducción, en una etapa, en la que los consumidores buscan frescor como factor determinante en sus compras. Porque, ¿a quién no se le antoja un helado en verano? De solo pensarlo de seguro que el paladar se nos humedece, y esa misma sensación, es la que buscan conseguir nuestros productos dentro de una vitrina o mostrador, cuando se enfrentan a elecciones de segundos.

Para ello, las industrias deben tener claro el segmento de mercado al que va dirigido su marca, así como la estación del año más acorde para su consumo, y, de ser un producto estable en el año, incorporar en su portafolio alternativas de: diseños, papeles y colores en sus etiquetas que le permitan triunfar sea cual fuese el escenario al que se enfrentasen. Y sí, sería esta su estrategia de ventas, porque en verano necesitamos colores pasteles, diseños frescos y estilos sensoriales que generen experiencias, aptas, para incluir en el álbum de vacaciones.

¡Hazle a tu etiqueta un espacio en el verano!