Archivos

La pandemia del coronavirus ha significado un nuevo comienzo para muchas marcas que, ante el auge de las compras online y la necesidad de productos seguros e información confiable por parte del consumidor, debieron reajustar su concepción del packaging y promover cambios. Estos cambios se están dando especialmente en el etiquetado de los productos alimenticios, basados en la exigencia del consumidor de acceder a marcas más transparentes y sostenibles, lo que nos ha permitido identificar cuatro tendencias relacionadas a este sector que están teniendo un gran impacto en el año 2021:

  1. Accesibilidad a la información en el etiquetado de alimentos

Los consumidores, más conscientes y exigentes, requieren estar seguros del impacto de lo que consumen y de las fuentes relacionadas a sus materias primas, sin llegar a ser predecibles. En este sentido, la información en el etiquetado de alimentos debe ser clara, completa y directa para su fácil interacción pero sin dejar de ser creativa, siendo preciso incursionar en nuevos conceptos, como la identidad digital, donde los clientes por medio de código QR o NFC puedan comprobar el compromiso de una marca de manera online.

A partir de tecnologías como Tapinpack (Smart Packaging Platform), los clientes pueden acceder a información exclusiva de las marcas, promociones especiales e incluso eventos o contenidos dinámicos; pero además, los productores y distribuidores pueden realizar un seguimiento del producto, analizar la eficacia de su campaña y captar, segmentar y retener a sus clientes.

También para un plano visual y propio en la etiqueta, muchas marcas se han incluido en líneas como NutriScore (esquema voluntario de etiquetado frontal por colores) que clasifica los alimentos y bebidas de acuerdo con su perfil nutricional, ayudan al consumidor a la hora de elegir productos más saludables de una forma más intuitiva.

  1. Trazabilidad para evitar desperdicios

Contrarrestar el desperdicio de alimentos es una misión de las cadenas de mercado y un reto para las industrias alimentarias, quienes para un mayor control de la trazabilidad de sus productos han de fomentar el empleo de tecnologías innovadoras, tales como Blockchain e Identificación por Radio Frecuencia (RFID) y Tapinpack a partir de incluir en sus etiquetas o embalajes, códigos de barra que aporten una visibilidad en tiempo real, y a su vez, la posibilidad de responder oportunamente ante cualquier problema de interrupción en la cadena de suministros, un mayor control de stocks, reducción del tiempo de inventarios, y aporten, además, información útil al consumidor.

  1. Alimentos sustentables y envases ecológicos:

Es una de las tendencias más determinantes para consumidores y marcas. A partir de una concienciación social generada por el evidente daño provocado por la industrialización, que ha condicionado de manera inequívoca la necesidad de repensar las credenciales ecológicas de los productos y sus empaques, lo que se traduce en una innovación sostenida y se refleja en la evolución del packaging. Desde la inclusión de materiales reciclados, biodegradables o de compuestos naturales hasta el empleo de tecnología que propicien la economía circular como la que permite la separación limpia de la etiqueta del empaque PET durante su proceso de reciclado y la que resiste múltiples ciclos de vida del producto, mejorando la reutilización de las botellas.

  1. Seguridad en la entrega de alimentos por delivery:

En estos tiempos en los que se ha fomentado un crecimiento acelerado de los envíos, es preciso garantizar la inocuidad y seguridad de los productos, principalmente cuando su contenido es alimenticio, debiendo disponer para ello de un packaging atractivo, resistente a todas las fases de envío, y que además, de cara al consumidor refleje la confianza y garantía de un producto que no ha sido alterado, siendo una alternativa para ello, el empleo de etiquetas de alimentos a prueba de manipulaciones o etiquetas void, las cuales aportan una gran transparencia a la hora de saber si el producto ha sido manipulado, y también, un sello de cierre de seguridad al embalaje o envase.

La industria del packaging está mostrando una enorme capacidad de adaptación a las necesidades del consumidor, y es muy prolífica en relación con la innovación. Quedó atrás el concepto de packaging como un simple sistema para proteger e identificar productos; ahora hablamos de propiedades que a muchas marcas ha dado identidad y que es capaz de comunicar y conectar con el consumidor en el momento de la toma de decisiones.

logo Graficas Varias